Gastos de envío gratis

El vestido de Desayuno con diamantes

Reinterpreta los clásicos: el vestido negro de Desayuno con diamantes ahora tiene un parche de tatuaje old school.

En la película, Audrey Hepburn paseaba por la quinta avenida de Nueva York con un vestido de noche de Givenchy, guantes largos y gafas de sol. Amanecía. Ella volvía de empalmada a casa, pero antes se paraba en Tiffany a contemplar el escaparate mientras desayunaba un croissant y un café para llevar.

La Carola, en su reivindicación por lo cañí y lo verosímil, pero sofisticado y folclórico reinterpreta la secuencia adaptándola a un estilo más hardcore y un enfoque madrileño-actual.

El escenario sigue siendo el escaparate de Tiffany -esta vez en Madrid- y en vez de desayuno toca merienda: bocata de caballa envuelto en papel albal para frenar el derramamiento involuntario de líquidos propios del escabeche dentro del bolso y, además, dotar de un elemento brillante esta escena.

Elementos-produccion-Audrey-Hepburn

Como puedes comprobar, el bocadillo y el vestido tenían el mismo tamaño.

Como veis, detrás de una producción de semejante complejidad había un trabajo exhaustivo y costosísimo de caracterización. Entendámonos: nadie se parece a Audrey en ningún momento de su vida, pero menos, mucho mucho menos, volviendo de fiesta con las primeras luces del amanecer. En ese momento, solo te queda una cos: el vestidazo.

vesido-perspectivas

 

Es probable que estés experimentando una sensación parecida al alivio porque no se me ocurrió versiones la secuencia de Moon river. Normal.

Share this post
  , , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR